sábado, 17 de marzo de 2012

Por tierras templarias (I). Las Fuentes del Marqués.


                                                                                                                               


Le falta una  "ese"  a la palabra Marqués, pero como  estamos en Murcia
no se echa mucho en falta.
A dos kilometros de Caravaca de la Cruz (Murcia) se encuentran Las Fuentes del Marqués, un lugar especial que te acoge desde que llegas. Estupendo para ir con niños, con amigos, solo... porque sea como sea seguro que lo disfrutas. En él, debido a la peculiar permeabilidad del terreno se producen varios nacimientos de agua que discurren con mayor o menor fuerza a lo largo del recorrido, el suave murmullo de esta te acompaña en tu paseo, las distintas tonalidades de verde donde reposa la vista hacen que te relajes y lo peculiar del enclave logra que te evadas y aunque estés rodeado de gente tienes la sensación de estar solo. Hay algo impalpable en este rincón, algo que emana de la suma de los elementos que lo componen y que lo convierten en un paraje mágico.


Un sitio tan especial que los templarios construyeron aquí un torreón, algunos dicen que como lugar de avanzadilla, ya que esta zona se encontraba junto a lo que era la frontera con el reino Nazarí (Granada), otros dicen que era una especie de hospital de reposo para aquellos soldados que se tenían que recuperar de las heridas producidas en batalla. Lo cierto y verdad, es que, cuando este lugar fue elegido por los templarios, que como todos sabemos, no daban puntada sin hilo, algo especial debía de tener y quizás, algo más de lo que se ve. Varias leyendas recaen sobre él, por no olvidar que fue lugar de inspiración para San Juan de la Cruz.




El lugar perteneció a la Orden del Temple. Quizá en la desamortización de 1835 pasó a propiedad particular. Marín de Espinosa en su Historia de Caravaca, escrita hacia 1856, afirma que el lugar pertenecía entonces al Marqués de San Mamés de Aras. Y ahí podemos encontrar el origen del nombre: Fuentes del Marqués.
Más información aquí:
http://www.turismoyarte.com/regiones/murcia/caravaca_de_la_cruz/caravaca_de_la_cruz2.htm








El Torreón Templario.

Junto a la belleza del paisaje podemos contemplar lo que se denomina el Torreón de los Templarios, una construcción que, aunque atribuida a la Orden del Temple, data del siglo XVI, (hay quien la atribuye a la Orden de Santiago, que heredaron, en Caravaca las posesiones del Temple) y que probablemente hereda su nombre al levantarse sobre una construcción anterior de origen templario. Está situado a la entrada del paseo principal del paraje de Las Fuentes del Marqués y sobre el que la imaginación popular ha tejido numerosas leyendas.









Como la leyenda que asegura que el torreón comunica mediante un túnel que pasa bajo el río Argos con el castillo o santuario. Este túnel sirvió a los templarios para escapar de su detención tras promulgar Clemente V la supresión de la Orden.

Y si además de alimentar el espíritu, queréis alimentar el cuerpo, os recomiendo el restaurante de las fuentes. Nos atendieron de maravilla y comimos mejor. Aclaro para los mal pensados que ni soy familia, ni llevo comisión del restaurante, lo que si me llevé fue un buen recuerdo del arroz con magra y verduras que nos sirvieron.

El guardián del restaurante.